Noticias de Bolsa

Volkswagen irrita a sus socios en China al volcarse en su nueva empresa


FOTO DE ARCHIVO: Un logotipo de Volkswagen en una línea de producción en la planta de Volkswagen en Wolfsburg, Alemania 1 de marzo de 2019. Foto tomada el 1 de marzo de 2019. REUTERS/Fabian Bimmer/File Photo

(Cambia el décimo párrafo después de que Volkswagen (DE:VOWG_p) haya corregido su afirmación sobre las previsiones de 2030)

Por Yilei Sun y Brenda Goh

PEKÍN, 13 sep (Reuters) – Volkswagen mantiene conversaciones para reforzar su control sobre una empresa conjunta en la que tiene una participación mayoritaria en China, lo que ha provocado tensiones con los demás socios chinos del fabricante de automóviles alemán, que temen quedar al margen, según fuentes conocedoras del asunto.

El segundo mayor fabricante de automóviles del mundo se aseguró una participación mayoritaria del 75% en una empresa con la china JAC en 2020, después de que Pekín flexibilizara las normas que anteriormente prohibían a las empresas extranjeras poseer participaciones mayoritarias en las compañías automovilísticas locales.

Volkswagen, que tomó el control de una de las plantas de JAC en la ciudad oriental de Hefei el año pasado, está ahora en conversaciones para comprar otra como parte de una importante expansión en vehículos eléctricos, dijeron tres fuentes con conocimiento del asunto.

Esto ha puesto nerviosos a los otros socios chinos de Volkswagen, SAIC Motor y FAW, que quieren que el grupo alemán asigne más modelos a sus propias empresas, dijeron a Reuters fuentes de Volkswagen, de las empresas chinas y de las empresas en participación.

Hay mucho en juego. Impulsar su negocio mayoritario significaría que Volkswagen no tendría que compartir tantos beneficios con sus socios estatales y podría acelerar su apuesta por los vehículos eléctricos sin tener que negociar con tantos socios en el mayor mercado automovilístico del mundo.

Sin embargo, el grupo alemán no puede permitirse un paso en falso, ya que actualmente realiza cerca del 40% de las ventas y la mitad de sus beneficios en China, principalmente a través de sus empresas con SAIC y FAW.

Como muestra de sus ambiciones, Volkswagen está planeando trasladar a Hefei a cientos de empleados con sede en Pekín, según fuentes de Volkswagen y un memorando visto por Reuters. Se están instalando cervecerías en torno a la planta de Hefei con el fin de crear un ambiente alemán para sus empleados.

El presidente de JAC, Xiang Xingchu, dijo el año pasado que esperaba que la empresa conjunta fabricara entre 200.000 y 250.000 vehículos en 2025 y entre 350.000 y 400.000 en 2029.

Volkswagen dijo a Reuters que la cartera de la empresa no competiría directamente con las de sus otros negocios conjuntos en China, sino que sería complementaria.

«La inversión es una decisión estratégica a largo plazo, ya que esperamos que el mercado total en China crezca hasta unos 30 millones de unidades para 2030», dijo. Esto incluye más de 12 millones de vehículos de nueva energía -total o parcialmente eléctricos-, frente a los 1,4 millones vendidos el año pasado.

FAW, JAC y SAIC no quisieron hacer comentarios. Volkswagen tiene una empresa al 50% con SAIC, y posee el 40% de su empresa con FAW.

Por otra parte, Volkswagen también está considerando la posibilidad de producir camiones ligeros en China, posiblemente en una planta de camiones renovada que posee JAC, según dijeron dos de las fuentes.

Las fuentes advirtieron que Volkswagen no ha tomado decisiones sobre estos planes y que están sujetos a cambios. El grupo alemán declinó hacer comentarios.

La venta de su planta de Hefei dejaría a JAC fabricando únicamente turismos bajo la marca Sihao en la cercana ciudad de Anqing, dijo una de las fuentes.

La empresa china, cuyo grupo matriz es propiedad de Volkswagen y de la administración local, sigue fabricando camiones y furgonetas con su propia marca.

TENSIONES

Volkswagen es el fabricante de automóviles extranjero con más éxito en China, vendiendo alrededor de 3,85 millones de vehículos allí el año pasado a pesar de la pandemia. La cifra es muy superior a los 2,9 millones de vehículos de General Motors (NYSE:GM) y los 1,8 millones de Toyota (T:7203).

«Es justo decir que sin VW, la industria automovilística china no existiría tal y como la conocemos hoy, y viceversa», dijeron los analistas de Bernstein en una reciente nota de análisis.

«Ningún fabricante de equipos originales a nivel mundial tiene mayor presencia en China y ha aprovechado los beneficios más que VW. China ha sido (y sigue siendo) la fuente de cerca del 50% de los beneficios y flujos de caja de VW».

En sus primeros años, SAIC-Volkswagen, con sede en Shanghái, ayudó a Volkswagen a introducirse en el mercado con la producción local del sedán Santana en 1985.

FAW-Volkswagen, por su parte, convirtió a Audi (F:NSUG) en el primer modelo de coche de alta gama producido localmente en China, acaparando pedidos del Estado y liderando su competencia con BMW (DE:BMWG) y Daimler (DE:DAIGn).

En su apogeo, el Santana y el Jetta de FAW-Volkswagen y el Citroën Fukang —sedanes compactos conocidos como los «tres antiguos»— constituyeron la mayor parte del mercado automovilístico chino en la década de 1990.

SAIC-Volkswagen y FAW-Volkswagen buscan ahora garantías de que sus negocios no se verán perjudicados mientras Volkswagen busca aumentar la inversión en Hefei, dijeron cinco de las fuentes.

«Hemos sentado buenas bases para Volkswagen en China, por lo que no puede abandonarnos en el futuro», dijo una fuente de alto nivel de FAW.

Las tensiones entre los socios no son nuevas.

El CEO de Volkswagen, Herbert Diess, enfureció a SAIC en 2019 cuando dijo a los medios que planeaba aumentar las participaciones en las empresas chinas.

SAIC respondió que cualquier decisión importante relacionada con la empresa conjunta requería discusiones por parte de ambos socios y que estaba «decepcionada» por que Volkswagen haya anunciado un asunto tan importante sin coordinarse con ella.

Las firmas chinas piden con frecuencia más modelos para impulsar sus proyectos, y las negociaciones no siempre han sido fluidas.

SAIC dijo públicamente tanto en 2018 como en 2019 que su fábrica MEB produciría coches eléctricos de Audi. Sin embargo, Volkswagen no estaba entonces totalmente de acuerdo con el plan, dijeron las fuentes, aunque ha habido señales de progreso recientemente.

Una presentación del Ministerio de Industria de China el mes pasado mostró que un SUV eléctrico de Audi, similar en tamaño al modelo eléctrico de 7 plazas ID.6 de Volkswagen, estaba pendiente de una aprobación regulatoria.

FAW, por su parte, ha presionado a Volkswagen para que cree una empresa eléctrica independiente en la que Audi tendría una participación del 75% y FAW del 25%. Sin embargo, tres de las fuentes dijeron que el proyecto está teniendo dificultades para pasar la revisión interna de viabilidad de Volkswagen.

«Dos antiguos socios siguen pidiendo más modelos que no podemos satisfacer. Esto es una tortura», dijo un alto ejecutivo de Volkswagen. Volkswagen tiene ahora más de 50 modelos en China. General Motors tiene 60, incluidos muchos modelos de minifurgonetas, y Toyota unos 20.

(Reporte de Yilei Sun y Brenda Goh; Edición de Mark Potter; traducción de Flora Gómez en la redacción de Gdansk)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba