Commodities y futuros

Oro vuelve a ubicarse por arriba de 1,800 dólares tras dato de inflación en EE.UU.



Investing.com – El oro volvió a situarse por encima del nivel clave de 1,800 dólares la onza el martes, ya que los datos de la inflación al consumidor de Estados Unidos para agosto estuvieron dentro de lo esperado, disipando las preocupaciones de algunos inversionistas de que la Reserva Federal recurra a una reducción más rápida de lo esperado de su estímulo económico.

El oro más activo en el Comex de Nueva York subió 12.70 dólares, o un 0.7%, para llegar a 1,807.10 dólares, tras moverse entre 1,783.35 y 1,810.65 dólares.

El índice de precios al consumo (IPC) de Estados Unidos creció un 5.3% en agosto con respecto al año anterior, moderando el crecimiento del 5.4% de julio, según las proyecciones de los economistas. Aunque puede no ser suficiente por sí solo para evitar una reducción de compra de activos de la Fed, la lectura alivió algunas preocupaciones sobre la inflación desbocada. También confirmó la afirmación del banco central de que las fuertes presiones sobre los precios observadas desde principios de año se reducirán en el cuarto trimestre.

«El IPC se está desacelerando y eso debería ser muy bueno para el oro a corto plazo, ya que las tasas de interés reales bajan», dijo Ed Moya, analista de la plataforma de en línea OANDA. «Después de la impresión del IPC de agosto, el oro debería tener suficiente impulso para estabilizarse por encima de los 1,800 dólares a finales de hoy, pero si no lo hace, podría ponerse muy feo».

La cuestión de cuándo debería la Fed reducir sus estímulos y subir las tasas de interés ha sido muy debatida en los últimos meses, ya que la recuperación económica entra en conflicto con el resurgimiento de la variante Delta del coronavirus. El presidente de la Fed, Jay Powell, dará una conferencia de prensa el jueves tras la reunión mensual de política monetaria de dos días.

El programa de estímulo de la Fed y otras medidas monetarias acomodaticias han sido culpadas de agravar las presiones sobre los precios en Estados Unidos. El banco central ha estado comprando 120,000 millones de dólares en bonos y otros activos desde el brote de Covid-19 de marzo de 2020 para apoyar la economía. También ha mantenido las tasas de interés en niveles prácticamente nulos durante los últimos 18 meses.

Tras el descenso del 3.5% en 2020 por el cierre de empresas debido al Covid-19, la economía estadounidense se ha expandido con fuerza este año, con un 6.5% en el segundo trimestre, en línea con los pronósticos de la Reserva Federal.

Sin embargo, el problema de la Reserva Federal es la inflación, que ha superado al crecimiento económico.

El indicador de inflación preferido por la Reserva Federal -el índice de gastos de consumo personal básico, que excluye los precios volátiles de los alimentos y la energía- aumentó un 3.6% en el año hasta julio, el mayor aumento desde 1991. El índice PCE, que incluye la energía y los alimentos, aumentó un 4.2% interanual.

El objetivo de la Reserva Federal para la inflación es del 2% anual.

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba