Commodities y futuros

Nicholas se convierte en huracán y la costa sur de EEUU teme inundaciones


El residente local John Smith sostiene a su hijo Owen, de 18 meses, mientras está cerca de las olas rompientes en un muelle ante la llegada de la tormenta tropical Nicholas en Galveston, Texas, Estados Unidos, el 13 de septiembre de 2021. REUTERS/Adrees

Por Erwin Seba

HOUSTON, 13 sep (Reuters) – La tormenta tropical Nicholas se fortaleció hasta convertirse en huracán a última hora del lunes, y se dispone a azotar la costa del Golfo de México en Texas y Luisiana con elevación de las mareas y lluvias que podrían causar inundaciones generalizadas y potencialmente mortales.

El huracán, con vientos de 75 millas por hora (120 kilómetros por hora), se encontraba a unas 45 millas (75 kilómetros) al suroeste de Freeport Texas, según dijo el Centro Nacional de Huracanes (NHC) en un boletín el lunes por la noche.

Nicholas estaba trayendo lluvias intensas, fuertes vientos y mareas de tempestad a partes de la costa central y superior de Texas, según el NHC.

«Será una tormenta de movimiento muy lento a través del estado de Texas que permanecerá durante varios días y dejará caer una tremenda cantidad de lluvia», dijo el gobernador de Texas, Greg Abbott (NYSE:ABT), el lunes por la tarde. «La gente de la región debe estar preparada para eventos extremos».

Abbott dijo que declarará el estado de emergencia en 17 condados y tres ciudades a lo largo de la costa de Texas, y añadió que se han desplegado equipos de rescate en barco y helicóptero o se han puesto en espera.

Se pronosticaron niveles totales de lluvia de hasta 16 pulgadas (40,6 centímetros) y posiblemente 20 pulgadas en algunas áreas aisladas para partes de Texas hasta el miércoles. A medida que Nicholas se desplaza hacia el noreste, se espera que arroje hasta 10 pulgadas en partes del centro-sur de Luisiana y el sur de Mississippi hasta el jueves, según el NHC.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió advertencias y avisos de mareas de tempestad, inundaciones y tormentas tropicales en toda la región, calificándola de «situación de riesgo para la vida».

Nicholas es el segundo huracán en otras tantas semanas que amenaza la costa estadounidense del Golfo. El huracán Ida causó estragos a finales de agosto, causó la muerte de más de dos docenas de personas al devastar comunidades en Luisiana, cerca de Nueva Orleans.

«Queremos asegurarnos de que esta tormenta no pille a nadie desprevenido», dijo el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, en una rueda de prensa el lunes por la tarde. «Las fuertes lluvias serán la principal preocupación».

(Información de Erwin Seba en Houston, Liz Hampton en Denver, Marianna Parraga en Houston y Brendan O’Brien en Chicago; información adicional de Kanishka Singh en Bengaluru; redacción de Brendan O’Brien; edición de Matthew Lewis y Jacqueline Wong, traducido por Tomás Cobos)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba