Economía

Los gobernadores del BCE prevén roces con los Gobiernos ante el fin de las ayudas



STRBSKE PLESO, Eslovaquia, 8 oct (Reuters) – El Banco Central Europeo debe contemplar la retirada de las ayudas monetarias y fiscales desplegadas durante la pandemia de coronavirus, incluso si eso desagrada a los Gobiernos, dijeron el viernes tres de sus dirigentes.

El gobernador del banco central belga, Pierre Wunsch, el eslovaco Peter Kazimir y el esloveno Bostjan Vasle abordaron el fin de las medidas extraordinarias de estímulo del BCE, cuya decisión se espera para diciembre.

«Ahora el tema clave es la salida», dijo Wunsch durante un panel de debate con sus dos colegas en un evento en Eslovaquia.

«Y la salida va a ser difícil, porque se va a tratar de menos, no de más», añadió.

Al inyectar 1,4 billones de euros en el mercado de bonos desde marzo de 2020, el Programa de Compras de Emergencia Pandémica (PEPP) del BCE ha ayudado a los Estados a financiar unos niveles récord de déficit a costes de endeudamiento ultrabajos.

Sin embargo, esta bonanza se está acercando a su fin, dijo el trío.

«Por el momento somos los mejores amigos de los ministros de finanzas, pero eso no va a durar siempre», dijo Kazimir en el mismo panel.

El esloveno Vasle también dijo que veía «la posibilidad de más tensiones entre los banqueros centrales y los Gobiernos» cuando el BCE normalice su política monetaria.

Se espera que el BCE ponga fin al PEPP en marzo de 2022, pero que continúe con su Programa de Compra de Activos (APP, por sus siglas en inglés), de menor envergadura, después de esa fecha, y el debate se centra ahora en cuántos bonos debería seguir comprando el BCE y durante cuánto tiempo.

«No estoy a favor de doblar la apuesta cada vez si no funciona, sino que estoy a favor de ser paciente», dijo Wunsch.

El BCE dijo en septiembre que veía la inflación en el 2,2% este año, el 1,7% el siguiente y el 1,5% en 2023.

Dado que es probable que los precios hayan subido un 3,4% en septiembre, Wunsch dijo que pensaba que las últimas previsiones del BCE eran demasiado bajas y que el banco central no debería dar exagerar el aspecto transitorio de la actual subida de la inflación.

«Creo que la inflación va a ser más alta que en nuestras últimas previsiones», dijo el gobernador belga.

«Pero el argumento de que parte de ella va a ser de naturaleza transitoria es correcto. A veces tengo la impresión de que nos centramos demasiado en eso».

Añadió que pensaba que el BCE alcanzaría su objetivo de inflación del 2% antes de lo previsto. Los mercados valoran la posibilidad de una subida de tipos en diciembre de 2022, incluso aunque las previsiones del BCE implican un periodo más largo de costes de financiación bajos.

«Creo que debemos transmitir el mensaje de que, con suerte, nuestra política va a funcionar y llevar la inflación en algún momento al 2%», dijo Wunsch. «Creo que va a tener lugar más rápido de lo que pensábamos hace seis meses».

(Reporte de Balazs Koranyi; redacción de Francesco Canepa en Frankfurt; edición de Alison Williams y Toby Chopra, traducido por Tomás Cobos)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba