Datos macro

Los cuellos de botella presionan al alza los precios mayoristas en EEUU


FOTO DE ARCHIVO: Una persona trabaja con robots en la fábrica de Procter & Gamble en Tabler Station, Virginia Occidental

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 10 sep (Reuters) – Los precios de los productores estadounidenses aumentaron con fuerza en agosto, registrando la mayor subida anual en casi 11 años, lo que sugiere que es probable que la alta inflación persista durante un tiempo, ya que la persistente pandemia de COVID-19 sigue presionando las cadenas de suministro.

Sin embargo, hay indicios de que la inflación podría estar acercándose a su techo, ya que el informe del Departamento de Trabajo del viernes muestra que los precios subyacentes entre los productores aumentaron a su ritmo más lento en nueve meses en agosto. La elevada inflación está erosionando el poder adquisitivo de los hogares, lo que ha contribuido a rebajar las estimaciones de crecimiento económico para el tercer trimestre.

«La inflación sigue viendo el impacto de los efectos de la pandemia, incluyendo la fuerte demanda y las restricciones de la oferta», dijo Rubeela Farooqi, economista jefe de Estados Unidos en High Frequency Economics en White Plains, Nueva York. «Es probable que el impacto de la demanda se desvanezca en los próximos meses. Pero hay más riesgo de las cadenas de suministro, si siguen sufriendo interrupciones por los brotes de virus».

El índice de precios al productor (conocido en España como IPRI) para la demanda final subió un 0,7% el mes pasado, tras dos aumentos mensuales consecutivos del 1,0%. La ganancia estuvo encabezada por un avance del 0,7% en los servicios, tras un salto del 1,1% en julio.

Los servicios comerciales, que miden las variaciones de los márgenes percibidos por los mayoristas y minoristas, representaron dos tercios del aumento general en el área de servicios. Los precios de los bienes subieron un 1,0% después de haber aumentado un 0,6% en julio. En los 12 meses hasta agosto, el índice de precios de producción se aceleró un 8,3%, el mayor avance interanual desde noviembre de 2010, cuando se reelaboró la serie, tras subir un 7,8% en julio.

Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el IPRI aumentaría un 0,6% en términos mensuales y un 8,2% en términos interanuales.

«El peligro de la inflación es que, una vez que los precios suben, no vuelven a bajar, y tanto la economía como los productores y los consumidores tienen que vivir en un mundo más costoso en el que muchos no tienen medios para hacer algo más que sobrevivir a duras penas», dijo Chris Rupkey, economista jefe de FWDBONDS en Nueva York

Sin embargo, es probable que la inflación se acerque a sus máximos del actual ciclo. Si se excluyen los volátiles componentes de los alimentos, la energía y los servicios comerciales, los precios de producción subieron un 0,3%, el menor aumento desde el pasado noviembre. Este índice, denominado IPRI subyacente, se había disparado en julio un 0,9%.

En los 12 meses transcurridos hasta agosto, el IPRI subyacente se aceleró un 6,3%. Esta fue la mayor subida desde que el Gobierno introdujo la serie en agosto de 2014 y se produce tras un aumento del 6,1% en julio.

(Reporte de Lucia Mutikani; Edición de Chizu Nomiyama y Andrea Ricci, traducido por Tomás Cobos)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba