Datos macro

Las exportaciones chinas superan las previsiones en plena escasez de energía


FOTO DE ARCHIVO: Un trabajador conduce un camión que transporta un contenedor en un centro logístico cerca del puerto de Tianjin, en Tianjin, China, 12 de diciembre de 2019. REUTERS/Yilei Sun

Por Gabriel Crossley y Stella Qiu

PEKÍN, 13 oct (Reuters) – El crecimiento de las exportaciones chinas se aceleró inesperadamente en septiembre, ya que la demanda mundial, aún sólida, compensó algunas de las presiones sobre las fábricas por la escasez de energía, los cuellos de botella en el suministro y el resurgimiento de los casos nacionales de COVID-19.

La segunda economía mundial ha protagonizado un impresionante repunte tras la pandemia, pero hay indicios de que la recuperación está perdiendo fuelle. Problemas como la caída de la actividad de las fábricas, la persistente debilidad del consumo y la ralentización del sector inmobiliario han ensombrecido las perspectivas económicas de China.

Los envíos al exterior en septiembre aumentaron un 28,1% con respecto al año anterior, frente al 25,6% de agosto. Los analistas encuestados por Reuters habían previsto que el crecimiento se redujera al 21%.

«Creemos que el racionamiento de energía desde mediados de septiembre todavía tiene que repercutir en las exportaciones», dijo Ting Lu, economista jefe de Nomura para China.

Lu dijo que una elevada base de comparación y la caída de la demanda de bienes duraderos, ya que un mayor número de países gastan en servicios al adoptar la estrategia de vivir con el COVID-19, también serán factores que frenarán el crecimiento.

«Esperamos que el crecimiento interanual de las exportaciones se ralentice primero de forma moderada en octubre y luego caiga significativamente en noviembre y diciembre, hasta situarse en torno al 10%».

La escasez de energía causada por la transición a las energías limpias, la fuerte demanda industrial y los altos precios de las materias primas han detenido la producción en numerosas fábricas, incluidas muchas que suministran a empresas como Apple (NASDAQ:AAPL) y Tesla (NASDAQ:TSLA) desde finales de septiembre.

Los datos recientes apuntan a una desaceleración de la actividad productiva. El PMI manufacturero de China se contrajo inesperadamente en septiembre, ya que las empresas industriales se enfrentaron al incremento de los costes y el racionamiento de la electricidad. 

Además, el sector inmobiliario, motor clave del crecimiento, se tambalea por el aumento de los impagos de los promotores chinos, con la caída de las ventas inmobiliarias y la ralentización de las nuevas construcciones.

Las importaciones chinas de septiembre aumentaron un 17,6%, por debajo del aumento del 20% previsto en una encuesta de Reuters y del crecimiento del 33,1% del mes anterior.

«Teniendo en cuenta el gran aumento de los precios de las importaciones, esto significa que los volúmenes de importación descendieron respecto a hace un año el mes pasado, ya que la demanda de la economía china se ralentizó considerablemente», dijo Louis Kuijs, jefe de economía de Asia en Oxford Economics.

Sin embargo, la demanda energética de China está aumentando rápidamente.

El volumen de las importaciones de carbón en septiembre alcanzó su nivel más alto de este año, ya que las centrales eléctricas se apresuraron a buscar combustible para impulsar la generación de electricidad con el fin de aliviar la escasez de energía y reponer los inventarios antes de la temporada de calefacción de invierno. 

Las importaciones de gas natural en septiembre también aumentaron a su nivel más alto desde enero de este año. 

China registró un superávit comercial de 66.760 millones de dólares en septiembre, frente a la previsión de la encuesta de un superávit de 46.800 millones de dólares y de 58.340 millones de dólares en agosto.

Muchos analistas esperan que el banco central inyecte más estímulos reduciendo la cantidad de efectivo que los bancos deben mantener como reservas a finales de este año para ayudar a las pequeñas y medianas empresas.

China ha contenido en gran medida los brotes de coronavirus provocados por la variante delta, más infecciosa, pero los analistas afirman que la política de «tolerancia cero» del país con respecto al COVID-19 y la escasa capacidad de transporte marítimo internacional podrían suponer una limitación.

El superávit comercial de China con Estados Unidos ascendió a 42.000 millones de dólares, según los cálculos de Reuters basados en los datos aduaneros, frente a los 37.680 millones de dólares de agosto.

La semana pasada, altos cargos comerciales de Estados Unidos y China revisaron la aplicación del Acuerdo Económico y Comercial entre Estados Unidos y China.

Estados Unidos ha estado presionando a China para que mantenga sus compromisos en el marco de la «Fase 1» del acuerdo comercial, que ha atenuado una larga guerra arancelaria entre las dos mayores economías del mundo. El acuerdo de fase 1 expira a finales de 2021.

(Información adicional de Colin Qian; edición de Jacqueline Wong; traducción de Flora Gómez en la redacción de Gdansk)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba