Noticias de Bolsa

Credit Suisse renuncia a las comisiones de los clientes afectados por la caída de Greensill


FOTO DE ARCHIVO: Un rótulo de Credit Suisse en el exterior de su sede en Manhattan, Nueva York, 1 de septiembre de 2015. REUTERS/Mike Segar

Por Oliver Hirt

ZÚRICH, 13 oct (Reuters) – Credit Suisse (SIX:CSGN) está pasando a la ofensiva bajo el nuevo presidente Antonio Horta-Osorio al proporcionar servicios gratuitos a los inversores en los fondos de financiación de la cadena de suministro liquidados que estaban vinculados a Greensill, según dijo a Reuters una persona familiarizada con la situación.

«Se trata de un gesto de buena voluntad», dijo esta persona.

El segundo banco más grande de Suiza tiene previsto reembolsar trimestralmente a los clientes las comisiones de la mayoría de los productos y servicios, dijo la persona. Esto cubriría las comisiones de intermediación estándar, así como las comisiones de mandato discrecional, las comisiones de asesoramiento de inversiones y los servicios bancarios.

Se excluyen los fondos de fondos ofrecidos por otros proveedores, por ejemplo. Todavía no está claro cuánto durará la oferta ni cuánto costará finalmente.

Hasta 10.000 millones de dólares en fondos vinculados a Greensill se esfumaron en marzo, cuando las coberturas aseguradoras desaparecieron, llevando al grupo financiero a la insolvencia. 

Credit Suisse ha estado trabajando con asesores para ayudar a recuperar los fondos, de los cuales unos 7.000 millones de dólares se habían recuperado a finales de septiembre. 

Muchos clientes a los que se les vendieron los fondos de Greensill como productos con un riesgo manejable expresaron su indignación, y algunos han emprendido acciones legales. Los analistas han estimado los posibles costes legales en 2.000 millones de dólares.

«Credit Suisse reconoce que éste ha sido un periodo difícil para los inversores de los fondos Supply Chain Finance. Seguimos avanzando en la recuperación de efectivo tanto de los deudores como a través de las reclamaciones de los seguros; sin embargo, la recuperación de las áreas de interés llevará tiempo», dijo el banco.

«Por lo tanto, en los últimos meses también hemos colaborado activamente con nuestros clientes para explorar posibles medidas que mejoren su situación. Hemos tenido en cuenta sus comentarios, hemos explorado la viabilidad de una serie de escenarios y, empezando por los clientes de Suiza, ahora podemos conceder condiciones especiales como gesto de nuestro compromiso con estas importantes relaciones», añadió en un comunicado.

«OPCIÓN GRATUITA» El banco lanzará el programa de exención de comisiones el miércoles para los clientes cuyas cuentas estén registradas en Suiza, dijo la fuente. La oferta se ampliará después a otras regiones. Por el momento, el programa cubrirá las divisiones de Suiza, Asia-Pacífico y Gestión Internacional de Patrimonios.

Las comisiones de gestión de los fondos de Greensill ya están exentas desde marzo.

Los clientes que participen en el programa no tendrán que renunciar a las acciones legales, pero tendrán que aceptar que cualquier ganancia derivada de las demandas se reducirá en la cantidad del reembolso recibido.

«En esencia, se trata de una opción gratuita», dijo la fuente.

Los clientes que ya han iniciado un proceso judicial quedan excluidos del programa. Reuters informó en marzo de que el banco estaba estudiando la posibilidad de compensar a los clientes afectados por la quiebra de los fondos, dado el daño a su reputación y las posibles demandas. Las participaciones de los fondos estaban en manos de unos 1.000 inversores profesionales y clientes con alto poder adquisitivo entre la clientela principal del banco. Sin embargo, el banco se abstuvo de compensar directamente a los clientes por temor a sentar un precedente.

El banco ha informado al organismo de control suizo FINMA sobre el plan de renuncia a las comisiones aplicadas a los clientes afectados. La FINMA inició en marzo un procedimiento formal contra Credit Suisse en relación con Greensill. La policía también registró las oficinas del banco y confiscó documentos el mes pasado en una investigación que, según el banco, no estaba dirigida contra Credit Suisse. 

Credit Suisse ha encargado su propia investigación sobre el desastre de Greensill. No se sabe cuándo se publicará el informe.

Un informe de julio sobre una segunda debacle, el colapso del fondo de inversión Archegos Capital que costó al banco 5.500 millones de dólares, ofreció un análisis muy desfavorable. 

Horta-Osorio quiere anunciar antes de fin de año qué impacto tendrán los dos incidentes en su estrategia y estructura.

(Reporte de Oliver Hirt, escrito por Michael Shields; traducción de Flora Gómez en la redacción de Gdansk)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba