Economía

Cómic semanal: Putin da un soplo de aire fresco a los mercados de gas de Europa


© Investing.com

Investing.com — Una crisis energética enciende las alarmas en Europa. ¿Puede Vladimir Putin apagarlas? Y si es así, ¿quiere hacerlo?

Los precios del gas natural y de la electricidad que genera el continente están por las nubes debido a una combinación de factores que amenazan con ahogar la frágil recuperación económica al limitar el suministro de energía y vaciar los bolsillos de los consumidores.

Los precios al contado de la electricidad en el Reino Unido superaron el lunes las 400 libras (552 dólares) por megavatio-hora, mientras que los futuros de referencia de octubre del gas natural en la bolsa alemana EEX han subido un 50% desde principios de agosto, hasta alcanzar un récord de 61.09 euros/MWh.

Las causas de este drama son múltiples: los viejos yacimientos del Mar del Norte del Reino Unido han sufrido largas interrupciones de mantenimiento no planificadas este año; Groningen, el yacimiento holandés más grande de Europa, se va a cerrar definitivamente por riesgo de terremotos; el aumento de los precios del carbono ha animado a los generadores de electricidad a quemar gas en lugar de carbón casi a cualquier precio; la demanda industrial de gas ha sido más fuerte de lo esperado debido a las políticas de estímulo que han apoyado el consumo de los hogares, mientras que una primavera fría mantuvo encendida la calefacción de los hogares durante más tiempo del habitual. Por si fuera poco, el Reino Unido ha sufrido una aguda escasez de suministro al coincidir las interrupciones imprevistas de la energía nuclear con un inesperado descenso de la disponibilidad de la energía eólica.

Para los hogares en particular, es un escenario de pesadilla. Sus facturas de energía se disparan justo cuando los gobiernos empiezan a reducir los planes de apoyo al empleo que han evitado despidos durante los últimos 18 meses.

En toda Europa, los gobiernos empiezan a entrar en pánico. El lunes, el primer ministro español, Pedro Sánchez, dijo que recortará 1,400 millones de euros (1,700 millones de dólares) en impuestos sobre las facturas de la electricidad y desviará otros 650 millones de euros de los beneficios «excesivos» de las empresas energéticas. Las acciones de las dos mayores compañías eléctricas del país, Endesa S.A. (MC:ELE) e Iberdrola (MC:IBE), cayeron un 5.4% y un 1.9% respectivamente. Mientras tanto, el ministro de finanzas de Francia insinuó la posibilidad de ampliar un crédito para las facturas de energía de los hogares que ya cuesta unos 800 millones de euros al año.

Un momento perfecto, se podría pensar, para que Rusia abra los grifos de su nuevo y brillante proyecto de exportación de gas: el gasoducto Nord Stream 2, capaz de transportar 55,000 millones de metros cúbicos (1.93 billones de pies cúbicos) de gas al año directamente desde Rusia a Alemania por debajo del Mar Báltico.

Gazprom (MCX:GAZP), el operador, dijo la semana pasada que por fin ha terminado de tender un gasoducto que ha estado retenido durante años. En agosto dijo que podría enviar 5,600 millones de metros cúbicos ya este año.

Sin embargo, es poco probable que las cosas avancen tan rápido. Antes de poder empezar, el gasoducto debe ser sometido a pruebas de fugas y otros problemas de seguridad, así como ser certificado por una empresa internacionalmente cualificada. Sólo entonces podrá obtener el permiso definitivo para operar de la Bundesnetzagentur, que es el regulador de telecomunicaciones y redes de Alemania

Eso va a ser complicado, porque las sanciones anteriores de Estados Unidos para detener el Nord Stream 2 ahuyentaron a todos los posibles candidatos para realizar y auditar ese trabajo, como Baker Hughes y la noruega DNV GL. Un acuerdo entre la canciller alemana saliente, Angela Merkel, y el presidente estadounidense, Joe Biden, a principios de este verano no ha solucionado ese problema legal.

El Kremlin y Gazprom, conscientes de que el tiempo está de su lado, se han contentado con dejar que la UE se cocine en su propio jugo. Los envíos durante el verano, cuando las empresas de servicios públicos suelen llenar sus almacenes de gas, han sido más bajos de lo habitual, y los europeos se muestran escépticos ante las afirmaciones rusas de que esto también se debe a cortes puramente técnicos. Como resultado, el continente entra en la temporada alta con sólo 76,000 millones de metros cúbicos de gas almacenado, un 18% por debajo del promedio de cinco años, según los datos recopilados por Celsius Energy.

En Moscú también habrá una alegría silenciosa (o no tan silenciosa) porque Estados Unidos -que tanto ha presionado para enganchar a Europa a sus exportaciones de GNL- se ve incapaz de aumentar el suministro justo cuando Europa más lo necesita, debido a que el huracán Nicholas ha interrumpido el funcionamiento de las terminales de Houston.

Nada de esto condena automáticamente a los mercados de gas de Europa a un invierno de escasez y precios que obliguen a sus fábricas a cerrar. El invierno puede ser más suave de lo esperado. Los yacimientos del Reino Unido ya se están poniendo en marcha de nuevo. La Bundesnetzagentur puede ofrecer un permiso provisional para los envíos si considera que el suministro energético de Alemania está en peligro. También a medio plazo, la Agencia Internacional de Energía calcula que el crecimiento de la demanda ralentizará en los próximos tres años y se cubrirá fácilmente con nuevos proyectos de exportación en Oriente Medio y, por supuesto, Rusia.

Pero la tensa situación actual pone de manifiesto que Europa, como gran importadora neta de energía, es ahora más vulnerable que antes a las crisis de suministro como resultado de una serie de decisiones políticas tomadas en la última década, que incluyen la aceleración del abandono de la energía nuclear en Alemania, la reducción de los combustibles fósiles en las nuevas directivas de la UE y, sobre todo, las agresivas medidas antimonopolio contra Gazprom en los últimos años, que han tentado al gigante ruso a dar a Europa una lección en seguridad energética. Ninguno de estos desafíos desaparecerán en el futuro cercano.

Para disfrutar de la actualidad económica y financiera desde una perspectiva diferente, no se pierda la sección de cómics de Investing.com.

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba