Commodities y futuros

China ordena un aumento inmediato de la producción de carbón para combatir la escasez de energía


FOTO DE ARCHIVO: Las torres de refrigeración de una planta de carbón tras una fábrica en la ciudad de Batou, en la región autónoma de Mongolia Interior, el 31 de octubre de 2010. REUTERS/David Gray

PEKÍN/SINGAPUR, 8 oct (Reuters) – Las autoridades chinas han ordenado a las dos principales regiones carboníferas del país que actúen de inmediato para ampliar su capacidad de producción anual en más de 160 millones de toneladas, en un momento en que China se enfrenta a su peor crisis energética y escasez de carbón en años.

Las autoridades se enfrentan a precios récord y a una escasez de electricidad que ha provocado el racionamiento de la energía en todo el país, paralizando la producción industrial y amenazando el crecimiento económico.

Shanxi, la mayor región productora de carbón de China, ordenó a sus 98 minas de carbón que aumentaran su capacidad de producción anual en 55,3 millones de toneladas en lo que queda de año, según confirmó el viernes un representante del Gobierno provincial en un documento revisado por Reuters.

Shanxi también permitirá que unas 51 minas de carbón que habían alcanzado sus niveles máximos de producción anual sigan produciendo en el cuarto trimestre y aumenten su capacidad en 8 millones de toneladas, lo que se espera que añada 20,65 millones de toneladas de suministro adicional.

En la segunda región carbonífera de China, Mongolia Interior, un aviso urgente del departamento de energía de la región, fechado el 7 de octubre, pedía a las autoridades locales que notificaran a 72 minas que podían operar con las capacidades más altas estipuladas de forma inmediata, siempre que garantizaran una producción segura.

Un representante del departamento se negó a decir cuánto tiempo se permitiría el aumento de la producción.

La notificación se conoció después de una reunión en la que las autoridades regionales diseñaron medidas para el suministro de energía en invierno en respuesta a los mandatos del Consejo de Estado de China, o Gabinete, informó el viernes el Diario de Mongolia Interior.

«El grupo de trabajo (del Gobierno) sobre el carbón instará a las mineras a aumentar la producción sin concesiones, mientras que el equipo de trabajo sobre la energía hará que las empresas generadoras garanticen la satisfacción de la demanda invernal de electricidad y calefacción», dijo el periódico.

«Esto demuestra que el Gobierno se toma en serio el aumento de la producción local de carbón para aliviar la escasez», dijo un operador en Pekín, que estimó que el aumento de la producción puede tardar entre dos y tres meses en materializarse.

Las 72 minas de Mongolia Interior, la mayoría a cielo abierto, tenían anteriormente una capacidad anual autorizada de 178,45 millones de toneladas.

El anuncio propone aumentar esa cifra en 98,35 millones de toneladas, según los cálculos de Reuters.

«Ayudará a aliviar la escasez de carbón, pero no puede eliminar el problema», dijo Lara Dong, directora de IHS Markit.

«El Gobierno todavía tendrá que aplicar el racionamiento de energía para asegurar el equilibrio de los mercados del carbón y la energía durante el invierno».

Los futuros del carbón térmico de Zhengzhou se desplomaron brevemente un 6% el viernes por la mañana, tras abrir con una subida de casi el 3%. El contrato bajaba un 3,2%, a 1.287 yuanes (197,50 dólares) por tonelada a las 0400 GMT.

Los precios de otras materias primas generadoras de energía han subido esta semana, como el fuelóil, el metanol y el gas licuado de petróleo (GLP). Todos ellos han subido al menos un 10% con respecto a hace un mes, ante la elevada demanda entre los generadores de energía.

AUMENTO DE LAS IMPORTACIONES

Mongolia Interior produjo algo más de 1.000 millones de toneladas en 2020, lo que supone más de una cuarta parte del total nacional, según datos oficiales.

Sin embargo, esa producción se redujo un 8% en 2020 y cayó cada mes desde abril hasta julio de este año, en parte debido a una investigación anticorrupción iniciada el año pasado por Pekín y dirigida al sector del carbón, que condujo a una menor producción, ya que se prohibió a los mineros producir por encima de la capacidad aprobada.

La vecina provincia de Shanxi tuvo que cerrar 27 minas de carbón esta semana debido a las inundaciones.

Los inventarios de carbón en los principales puertos chinos se situaban en 52,34 millones de toneladas a finales de septiembre, antes de la semana de vacaciones nacionales que comenzó el 1 de octubre, lo que supone un descenso del 18% con respecto al año anterior, según datos recopilados por la Asociación de Transporte y Distribución de Carbón de China.

Para garantizar el suministro de electricidad y calefacción a los usuarios residenciales, China ha reabierto decenas de minas y ha aprobado varias nuevas.

El Gobierno chino también ha pedido elevar «adecuadamente» las importaciones de carbón hasta niveles parecidos a los del año pasado, según los analistas, después de que las importaciones cayeran casi un 10% en los primeros ocho meses.

Incluso ha sacado carbón australiano de los almacenes a pesar de la prohibición de importación no oficial desde hace casi un año, y las empresas energéticas han recurrido a fuentes de suministro poco frecuentes, como Kazajistán y Estados Unidos.

Mientras tanto, el consumo de carbón está aumentando en el noreste de China con la llegada de la temporada de calefacción de invierno, y las principales centrales eléctricas tienen unas reservas medias de unos 10 días de uso, frente a los más de 20 días del año pasado.

PRESIÓN ECONÓMICA

Citi predijo que la presión persistiría, obligando a China a exigir un recorte del 12% en el uso de la energía industrial en el cuarto trimestre, o más en caso de un invierno frío.

«Esto aumentaría los riesgos de estanflación y las presiones sobre el crecimiento de la economía china y mundial durante el próximo invierno», escribieron los analistas de Citi en una nota.

A pesar de los planes de aumento anunciados por Shanxi y Mongolia Interior, no se espera que se añada mucho a tiempo para este invierno, dijeron analistas y operadores.

Los analistas de Guosheng Securities esperan que la escasez de carbón térmico de China supere los 116 millones de toneladas en 2021, a pesar de que unos 31 millones de toneladas de capacidad recién aprobada entren gradualmente en funcionamiento a partir del cuarto trimestre.

«Se necesitarán más (anuncios para impulsar la producción de carbón) y esperamos que lleguen», dijo James Stevenson, analista de carbón de la consultora IHS Markit, añadiendo que China ha utilizado todas sus principales herramientas para impulsar la oferta interna y gestionar la demanda.

Los precios de referencia del carbón térmico al contado en el puerto septentrional de Qinhuangdao alcanzaron un récord de 1.079 yuanes la tonelada a finales de septiembre.

A medida que los precios del carbón aumentan, más centrales eléctricas ven cómo sus balances entran en números rojos e incluso se enfrentan al riesgo de cierre.

«Muchas más personas y empresas se habrían quedado a oscuras si China se hubiera limitado a construir centrales de carbón y no hubiera ampliado la capacidad solar y eólica», dijo Lauri Myllyvirta, analista principal del Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio, señalando que la volatilidad de los precios de los combustibles fósiles ha provocado la escasez, no la sustitución de éstos por las renovables.

(1 dólar = 6,4507 yuanes chinos)

(Información de Chen Aizhu, Muyu Xu y Tom Daly; información adicional de David Stanway; edición de Kim Coghill y Jason Neely; traducido por Tomás Cobos)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba