Economía

Auditores UE instan a racionalizar supervisión de países tras rescate de 2008


Auditores UE instan a racionalizar supervisión de países tras rescate de 2008

Bruselas, 15 sep (.).- El Tribunal de Cuentas Europeo considera «adecuada» la supervisión de la Comisión Europea (CE) sobre los Estados miembros rescatados por la crisis financiera de 2008, pero subraya que «perdió eficiencia debido a la falta de claridad en los objetivos, así como a una racionalización y una concentración insuficientes en la ejecución».

En un informe publicado este miércoles, el organismo también recomienda revisar los procesos y la legislación, en particular, con el fin de integrar las actividades de supervisión en el Semestre Europeo, el mecanismo para coordinar las políticas sociales y económicas de los Veintisiete.

La CE somete a una vigilancia adicional a los países que salen de un programa de rescate.

El tribunal ha examinado la supervisión posterior a los rescates de los cinco Estados miembros (Irlanda, Portugal, España, Chipre y Grecia) que recibieron ayuda tras la crisis de 2008. El rescate español solo incluyó el sector bancario.

Chipre, Irlanda, Portugal y España se someten actualmente a una supervisión posterior al programa, mientras que Grecia es objeto de una supervisión reforzada.

«Las actividades examinadas de supervisión posterior al programa eran adecuadas, pero requerían un mayor grado de racionalización», aseguró en un comunicado el miembro del tribunal encargado del informe, Alex Brenninkmeijer.

Consideró que el informe «podría contribuir a la revisión en curso de las modalidades de gobernanza económica en la unión económica y monetaria» y que podría ser «útil» para los debates sobre la creación de un posible mecanismo para supervisar el reembolso de los préstamos del fondo de recuperación.

Ese instrumento de reconstrucción ofrece a los países subvenciones y préstamos, pero la mayoría ha preferido las primeras.

El informe indica que, en mayo de 2021, los Estados rescatados estaban al corriente de sus obligaciones de reembolso y habían recuperado el acceso al mercado «a un tipo de interés aceptable».

Admite que la supervisión de la CE «ayudó a tranquilizar a los mercados financieros», pero constata que no existen otras pruebas de que fomentara la ejecución de reformas.

Igualmente, los auditores detectan que la vigilancia de la Comisión se solapa «en parte» con el seguimiento de la capacidad de reembolso que realiza el Mecanismo Europeo de Estabilidad, el fondo de rescate europeo que proporcionó gran parte del dinero.

Además, encuentran solapamiento entre la supervisión de la Comisión tras los programas y el trabajo que esta efectúa en el Semestre Europeo.

No obstante, admiten que en el caso español no existía solapamiento entre la supervisión posterior al programa y el Semestre Europeo en cuanto a la evaluación de las reformas ejecutadas, dado que el rescate se limitaba al sector bancario.

«Los informes publicados no prestaron suficiente atención a la capacidad de reembolso de los Estados», recalca el tribunal.

Precisa que la información sobre el reembolso de préstamos, «cuando se facilitaba, solía estar dispersa en los informes, y los análisis de riesgo sobre la capacidad de reembolso presentaban insuficiencias». En los informes sobre el rescate español no había secciones sobre la capacidad de reembolso.

Los auditores también observan que la legislación «deja escaso margen de flexibilidad» en el calendario de supervisión.

«Aunque considera que el riesgo de reembolso es bajo, la Comisión no puede suspender la supervisión ni reducir la periodicidad de la información», aseveran, y recuerdan que Bruselas está obligada a presentar informes semestrales o, si se aplica la supervisión reforzada, trimestrales.

Recalcan que la Comisión realizó visitas de control a los Estados con la periodicidad fijada, «sin que aportaran necesariamente un valor añadido».

En el caso de España, Irlanda, Chipre e Irlanda, Bruselas «no concretó formalmente las reformas estructurales que tenía previsto seguir», precisan.

«Se daban casos en los que había supervisado reformas efectuadas por los Estados miembros distintas de las acordadas en el programa de ajuste», exponen.

En general, recomiendan que la Comisión integre sus actividades de supervisión, racionalice los procedimientos y añada flexibilidad y mejore la interacción con los países.

Plantean que sea posible suspender la supervisión posterior al programa antes de devolver el 75 % del rescate, «siempre que la Comisión emita una evaluación positiva de la capacidad de reembolso», y reducir la periodicidad de los informes.

(Más información sobre la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba