General

«Así nos vestimos»: afganas en el extranjero posan con vestimentas coloridas


Foto de archivo. Una mujer posa en traje tradicional en Kabul, Afganistán, 2018, in this picture obtained from social media. Twitter/@dressingsonnets/via REUTERS

Por Zeba Siddiqui

15 sep (Reuters) – La activista por los derechos de los jóvenes afganos Wazhma Sayle dice que se sorprendió al ver una fotografía en internet, aparentemente de mujeres cubiertas enteras con ropa negra que se manifestaron en apoyo de los nuevos gobernantes talibanes del país en la Universidad de Kabul.

La mujer de 36 años, que vive en Suecia, publicó después una fotografía suya en Twitter (NYSE:TWTR) con un vestido verde brillante y plateado con la leyenda: «¡Esta es la cultura afgana y cómo nos vestimos! ¡Cualquier cosa menos que esto no representa a las mujeres afganas!».

«Es una lucha por nuestra identidad», dijo Sayle en una entrevista telefónica. «No quiero que me identifiquen de la forma que me mostraron los talibanes, no puedo tolerar eso. Esta ropa, cuando la uso, habla de mi lugar de origen».

Otras mujeres afganas en el extranjero publicaron imágenes similares, tocando una fibra sensible en Kabul.

«Al menos pueden decirle al mundo que nosotras, las mujeres de Afganistán, no apoyamos a los talibanes», dijo Fatima, de 22 años, en la capital afgana. «Ya no puedo publicar esas fotos ni usar ese tipo de ropa aquí. Si lo hiciera, los talibanes me matarían».

Muchas mujeres dijeron creer que la supuesta protesta, que apareció en las redes sociales y en los medios occidentales, estaba organizada y que varias personas vestidas con el burka negro de la cabeza a los pies eran hombres. Reuters no ha verificado la autenticidad de las imágenes.

«Es bueno que nuestras mujeres (en el extranjero) hayan podido protestar», dijo Khatima, otra joven de Kabul. «La realidad es que el burka no es representativo de las mujeres en Afganistán».

Cuando los talibanes estuvieron en el poder hace dos décadas, las mujeres tenían que cubrirse de la cabeza a los pies. Las que infringían las reglas a veces sufrieron humillaciones y palizas públicas por parte de la policía religiosa.

Si bien el nuevo régimen prometió dar más libertades, ha habido informes de mujeres que no pueden ir a trabajar y algunas han sido golpeadas en las últimas semanas por protestar contra el régimen talibán. Las universidades instalaron cortinas en las aulas para segregar a hombres y mujeres.

(Reporte adicional de Natalia Oriol; editado en español por Carlos Serrano)

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba