Visión del mercado

Acciones, dólar y oro dudan a la espera de más datos tras el informe de empleo

  • Los analistas debaten el rumbo de las acciones sin nada en qué basarse para los inversores
  • El comercio de reflación se invierte, apoyando la teoría de que los inversores siguen esperando noticias sobre el estímulo

¿Serán los inversores más cautelosos tras las decepcionantes cifras de empleo de agosto, incluso cuando las acciones alcanzan o rondan máximos históricos, o impulsarán aún más las acciones, centrándose en la perspectiva de fuertes resultados de las empresas de cara al futuro?

Aunque esperamos que las acciones fluctúen a corto plazo mientras los mercados esperan otro catalizador claro, una vez que se asiente el polvo, predecimos que la atención de los inversores no se centrará ni en las valoraciones por las nubes ni en los resultados de las empresas.

Nuestra opinión sigue siendo la misma que antes de la publicación del informe de empleo no agrícola del viernes: es más probable que los inversores se muestren alcistas específicamente a causa del débil informe de empleo. A menudo hemos observado que las acciones se venden a pesar de la mejora de los datos económicos, por el temor a un fin más próximo de los estímulos, mientras que las malas cifras son recibidas con subidas, debido a la opinión de que las cifras negativas ayudarán a prolongar el apoyo del gobierno y del banco central.

Dado que eso es lo que ha ocurrido anteriormente, es lógico que ocurra aún más ahora, apenas unos días después del simposio de Jackson Hole, durante el cual el presidente de la Fed, Jerome Powell, predijo el ajuste de la política monetaria en función de la mejora del mercado laboral.

Reina la indecisión, se espera un nuevo catalizador

El viernes, los traders de acciones parecían indecisos. Entre la advertencia de los analistas de Wall Street de que los compradores empezarán a cuestionar si merece la pena apostar por las valoraciones más caras de la historia, las predicciones de un aumento de la tendencia alcista tras una fuerte temporada de presentación de resultados, y nuestra opinión de que es probable que se produzcan más ganancias mientras el mercado esquiva otra bala en forma de venta por pánico ante la perspectiva de una reducción de la liquidez en los mercados, los inversores parecen estar esperando su momento. El S&P 500 cerró la semana sin cambios.

Sin embargo, si se rasca un poco en la superficie, resulta obvio que hay grandes diferencias de rendimiento entre los sectores. Las acciones tecnológicas ofrecieron un rendimiento superior el viernes, con una subida del 0,4%, mientras que las empresas de servicios públicos (-0,8%) y las acciones de valor, como las de materiales (-0,7%), las financieras, las industriales y las energéticas (todas ellas con una caída del -0,6%) ofrecieron una actuación menos brillante.

En otras palabras, los traders abandonaron los sectores de valor y volvieron a las acciones de crecimiento del sector tecnológico. El mismo paradigma se observa también en los índices. El NASDAQ 100, con un fuerte componente tecnológico, ofreció un rendimiento superior, del 0,4% (al igual que el sector tecnológico del SPX), seguido del NASDAQ Composite, con un avance del 0,2%… los dos únicos índices de referencia en verde el viernes.

En el otro lado del espectro del comercio de la reflación: el Russell 2000, el índice más sensible a la recuperación económica, cayó un 0,5%, y el Dow Jones de Industriales, cuyas empresas de primera categoría incluyen una serie de valores, fue el segundo de peor rendimiento, con un descenso del 0,2%.

Creemos que este patrón respalda nuestra perspectiva: los inversores esperan un debilitamiento de la economía y, por tanto, vuelven a los valores que obtienen mejores resultados durante una contracción.

El rendimiento de los bonos, incluidos los del Tesoro estadounidense a 10 años, de referencia, aumentó el viernes, probablemente porque los inversores se alejaron de la seguridad de los bonos soberanos de Estados Unidos y se decantaron por los activos de riesgo, incluidas las acciones, a medida que se posponía en la agenda la reducción de los estímulos.

 UST Daily

Los tipos subieron, pero retrocedieron tras tocar la parte inferior de la línea de escote del gráfico de cabeza y hombros.

Los inversores extranjeros se deshicieron de los bonos del Tesoro, incluyendo la venta de dólar estadounidense como parte de la transacción, lo que hizo descender el dólar por sexta jornada consecutiva, y por décima jornada de las últimas 11.

 Dollar Daily

El dólar ha caído por debajo de la línea de escote de un posible techo, aunque encontró apoyo y cerró al alza.

El oro, por el contrario, se ha disparado.

 Gold Daily

El metal precioso completó un banderín alcista, que fue cruzado por las MMA 100 y 200, después de que el precio se zafara de un canal descendente.

Aunque el bitcoin se ha tambaleado desde finales de agosto, en el momento de redactar estas líneas vuelve a superar los 50.000 dólares.

 BTC/USD Daily

La moneda digital alcanzó máximos el viernes, aunque desarrolló una serie de formaciones doji, lo que indica que la tendencia podría estar agotándose. Un cierre por debajo de la MMA 200 de la criptodivisa significaría que ha tocado techo, como parecen sugerir los indicadores, que han proporcionado divergencias negativas.

El petróleo cerró a la baja el viernes.

 Oil Daily

El WTI ha caído desde la cima de un canal descendente, mientras los alcistas intentan completar la parte inferior de un gráfico de cabeza y hombros.

Fuente

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba